sábado, 10 de noviembre de 2007

Un día bajo cero

Ayer por la noche estuvo nevando desde las 7 de la tarde (aquí noche) y a las 2 que estábamos tirándonos bolas de nieve en Racka seguía nevando un poco, así que esta mañana las calles estában completamente nevadas y solo había un par de pisadas y las marcas de los coches. La gente estaba sufriendo para rascar toda la nieve y el hielo de las ventanillas de los coches. Por la ventana de la cocina veía que estábamos siempre a bajo cero, porque tenémos un termómetro por fuera de la ventana. He salido a comprar a eso de las 4, que aquí ya es de noche, y resulta me he encontrado la bici tal que así:



Y claro, el candado de la bici pues como que estaba un pelín congelado y no funcionaba. De todas formas el suelo está helado, así que es casi imposible controlar la bici en estas condiciones, tan sólo la carretera está un poco mejor porque la han llenado de sal y pasan coches de vez en cuando.
Hace un rato he vuelto a salir con mis zapatillas viejas que tienen la suela plana plana y en los sitios algo inclinados podía ir patinando para abajo, para arriba sólo podía ir por la nieve campo a través.
A ver si mañana o pasado puedo abrir el candado y meto la bici en una especie de garage que tenemos en los bajos del edificio, y el próximo día que haga esta hielo me salgo a hacer unos trompos, jeje.

2 comentarios:

Cesar dijo...

Prueba a calentarlo con un mechero, igual así se funde la nieve(Trucos de Cuenca)
Por cierto, mira que frikismo ronda por ahi:
http://www.benditomachine.com

Un saludotre48

anawapa dijo...

Hace mucho que no escribo nada, jo que bonita la nieve cuando se ve desde la ventana, jaja. En Berlín hacía mucho frío, pero Hamburgo aún es pasable. :)