jueves, 27 de marzo de 2008

Viaje a París

A primeros de marzo nos fuimos unos días a París con el curso de los parques. Nos fuimos de viernes a miércoles y nos tenían preparadas unas rutas para ver parques de lunes a miércoles, así que el finde lo teníamos libre.

Llegamos a París (Pablo y yo) a las 10 de la mañana en un vuelo de Air France (porque nosotros lo valemos) en el que nos dieron de desayunar :D. Tras encontrar la cartera que Pablo perdió en el avión nos fuimos en busca del albergue, nos dimos un paseo por París a lo bestia, como todo en la ciudad, y entramos en el Louvre por la cara y cuando estuvimos hartos de andar nos fuimos al albergue a cenar y beber algo de vino barato (ya hablo como los guiris). Por la noche llegaron unas cuantas suecas (sí, eran todas mujeres) que se fueron a cenar por ahí y sólo se quedaron en el albergue un par de ellas bebiendo vino. Creo que fue la primera vez que conseguimos hablar traquilamente con algúna persona de clase, pero en cuanto se acabó el vino a eso de las 2:00 am se fueron a dormir, y Pablo y yo también subimos las escaleras a gatas y a dormir después de beber, que es muy típico sueco.

El sábado más de lo mismo, paseito por París, nos metimos en el Pompidou de gratis y por la noche a cenar al albergue donde estaban todas las suecas y Magnus cenando y bebiendo, todos estaban bastante arreglados así que supusimos que saldrían, jaja, en cuanto se les acabó el vino se fueron todos a dormir menos una tal Helena que estaba aprendiendo español, nos fuimos los tres de bares por la bastilla, todo muy extraño, estuvimos hablando más español que inglés, apenas algo de sueco.

El domingo más de lo mismo, paseito por París, nos metimos en el museo D'Orsay de gratis y por la noche a cenar al albergue, nos quedamos hasta tarde bebiendo vino con un par de americanas que estaban por ahí de paso, más majas que las suecas.

Lunes, martes y miércoles estuvimos pateando los parques de París, la noche del lunes hicimos botellón en una de las habitaciones y todos los suecos se pusieron a hablar español, fue un momento muy desconcertante, cuando se acabó el vino se fueron a dormir. La noche del martes estuvimos en el garito de jazz y el miércoles nos vinimos a Suecia.

París es demasiado grande.


De relax en el parque Citroën.


Qué bucólico el parque este de París.


En París todo es demasiado grande.


Insisto, cuán precioso, sólo falta Kratos en la escena.


Pablo haciendo el tonto en la Villete.


Sí, es un submarino.


Esta araña está por todas partes.

1 comentario:

Clamoxil dijo...

Je, mola, te ha faltado un vídeo de una sueca hablando español...
Y es que muchas fotos bonicas de París, pero ninguna foto bonica de suecas.
Diles que ahora se conmemora el destape español, que ellas tuvieron bastante que ver en esas cosas...

Las arañas esas molan un saco, si funcionasen como los bigdog seguro que darían mas miedo.

Todo es grande en Paris?Se parecen entonces a los de Bilbo.

Nos vemos¡¡¡