jueves, 24 de enero de 2008

Remember Hamburgo

Hace algo así como dos meses esuve en Hamburgo visitando a Ana. Tuve que viajar desde Skavsta que está a tres horas de Uppsala hasta Lübek, que está a una hora de Hamburgo, así que a lo tonto me comí todo el día viajando de un lugar a otro.

Al llegar me estaba esperando Ana en el aeropuerto, nos fuimos a casa y después de dar un garbeo por Hamburgo nos fuimos a dormir. al día siguiente estuvimos paseando por todo Hamburgo, vimos la playa de Hamburgo que está bañada por el Elba, todas las empresas que hay al otro lado de la orilla que vierten sus residuos al Elba, jeje. Luego nos dimos una vuelta por el centro y así todo muy turístico. Por la noche nos fuimos a cenar con sus amigos, todos españoles, a un Franciskaner, como las cervezas, y claro allí con un par de cañas estas de litro ya vas fino fino, pero es que la cerveza aquí tiene otro sabor, nada que ver. Luego nos fuimos a otro bar a seguir bebiendo cerveza hasta las 5 que ya nos fuimos a dormir.


La playa de Hamburgo con el Elba de fondo, que a esa altura es anchísimo y navegable, los astilleros que hay son inmensos.


Hamburgo tiene una catedral de la que sólo queda la torre por los bombardeos.


Yo de juerga con gente que acababa de conocer y con mi cerveza!

Al día siguente por la mañana nos fuimos a patinar sobre hielo, parecíamos como patos en el lago de los cisnes jaja. Luego por la tarde más turismo y por la noche nos fuimos de bares con sus consiguientes cervezas, la verdad es que tampoco estaba muy caro todo. Sobre las 6 nos fuimos a un kebab a desayunar y a eso de las 7 ya no teníamos fuerzas para ir al fischmarkt a volver a desayunar así que para casita a dormir. Ya el domingo y el lunes nos lo pasamos de relax, nos fuimos a una feria que tienen montada en un descampado y poco más.


Ágil y grácil cual mariposa.


En la feria de Hamburgo todo muy navideño.

En definitiva, que Hamburgo me pareció muy buena ciudad, con mucha fiesta y bastante agradable aunque se hablara alemán por todas partes. El piso de Ana muy curioso, que tiene un baño de menos de un metro cuadrado y perro que te despierta por las mañanas, toda una aventura, pero Ana trata muy bien a sus huéspedes y se come bastante bien. A ver si consigo hacerme otro viajecito para allá.

1 comentario:

anawapa dijo...

Ya quería yo que hicieses un comentario sobre esta maravillosa ciudad en la que vivo!!! jeje, la próxima al Fischmarkt y a la fábrica de cerveza Becks!!